SOLARAMA ¡En León ahorramos hasta un 100%! ¡Instala energía solar!

Artículos



EL TRABAJADOR ANTE LA SOCIEDAD DEL TRABAJO


Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Votos: 685 | Puntos: 2140 | Valoración media: 3.12 | Lecturas: 3629


Es obvio, dicen gran cantidad de sociólogos, que nos encontramos ante la sociedad del trabajo, aunque francamente ¿Cuándo, históricamente, no ha sido la sociedad del trabajo?; y en su caso cabría preguntarse ¿para quién no?

Partiendo de la importancia que conglomera el trabajo en la vida de todo individuo, ya sea directa o indirectamente, en medio de esa "sociedad del trabajo" nos encontramos una figura central EL TRABAJADOR, que si bien no es el único sujeto que actúa influenciado "cuasivitaliciamente" por el trabajo, si podríamos decir que es una figura clave e imprescindible tanto para dinámica de cualquier proceso productivo de la actividad económica , así como para absorber la oferta de bienes y servicios que hay en el mercado (como bien intuyeron en su día Keyness y H. Ford).

Nuestro ordenamiento jurídico le otorga al trabajador, entendido como colectivo, un instrumento de defensa y promoción de sus intereses de grupo; el SINDICATO.
Si atendemos a la filosofía que subyace en el propio ordenamiento jurídico español, donde se reconoce la inferioridad del trabajador respecto del empresario en los vínculos laborales que directamente les mantienen unidos, parece reafirmarse las ideas de cierto personaje teutón que exponía que los trabajadores deberían basar su acción reivindicativa en una actuación conjunta de todos como grupo, por eso el sindicato presume tener el carácter de principal instrumento de defensa y promoción de los intereses de los trabajadores.

Si realizamos una mirada retrospectiva podremos vislumbrar una pérdida grave de derechos que asistían al trabajador fundamentalmente desde inicios de los ochenta y más pronunciado en las reformas llevadas a cabo en los años 85 y 93 entre otras que pasaron más desapercibidas. La dinámica económica que envuelve esta "sociedad del trabajo", podríamos decir que deriva en este recorte jurídico amparándose en las grandes coyunturas de carácter internacional, (eso dicen de TECDIS o ANTIBIOTICOS).

Ello viene facilitado por que esta dinámica, en su actividad, ejerce una labor de desgaste de los sindicatos, que están divididos entre sí mismos sin ayuda de nadie y por limitaciones territoriales, (porque francamente organizaciones como la CIOSL, Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres, tienen el mismo peso que el ministerio de la presidencia).

Se puede ver que donde se materializan impedimentos a la acción de los sindicatos y por tanto su desgaste son los siguientes:
v Un sindicato vive de los ciudadanos que en el participan, y para ello debería implicarse en los problemas que estos tienen, ¿pero como van a hacer ello en una sociedad donde el ordenamiento jurídico-laboral no se adapta a la realidad de la actividad económica nacional, en la que más del 90% son PYMES y donde cualquier acción reivindicativa de un trabajador le puede costar el despido dada la cercanía de la relación que tiene con el empleador? Podemos afirmar que gran parte del ordenamiento jurídico laboral es como el Gernika; un cuadro muy adecuado en grandes salas, pero no tanto para una casa de 100 metros cuadrados.

v Primacía del individualismo (como valor moral) sobre el bien del grupo, que lleva a que en las diferentes organizaciones sean los propios compañeros los mayores enemigos de sus otros compañeros, en la búsqueda de su mayor bienestar dentro de las mismas.

v Otra de las punta de lanza para fomentar la afiliación sindical, es la publicidad derivada de la actuación en las "escasas grandes empresas" que tiene este país. Pero en algunas de las mismas se detecta una especie de "AMARILLISMO SINDICAL", es decir, el surgimiento de organizaciones sindicales verticales u orgánicas o paralelas a la dirección de la propia empresa.

v Por último y no menos importante es la legitimación tácita que los principales agentes económicos y políticos les conceden a las centrales sindicales más representativas, basada en el número de trabajadores que representan ( algo socavada, esta representación, por el amarillismo mencionado), y como estamos en la "sociedad del trabajo" y parece que de momento todo tiene que ver con el trabajo ..., intervienen en negociaciones y actuaciones no directamente vinculadas con asuntos laborales; plan integral de inmigración, actos contra la violencia, ...
Ello sin duda contribuye a la dispersión de la acción sindical y dado que los medios de acción siguen siendo los mismos, al debilitamiento de la misma.


Por tanto y para concluir podríamos decir que si juntamos todos estos factores; dispersión de la acción sindical, el amarillismo, individualismo, inadecuación del derecho, los conflictos entre centrales y su limitación de acción por razones geográficas = tenemos la receta de IULIUS CAESAR elevada a la enésima potencia, DIVIDE Y VENCERÁS.

Compartir Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Fresqui Añadir a Delicious Añadir a Digg Añadir a Meneame Añadir a BarraPunto Añadir a Google

Código QR con el enlace al artículo
Código QR con el enlace a EL TRABAJADOR ANTE LA SOCIEDAD DEL TRABAJO

Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Tupolew   Septiembre 2006
Volver
Votar artículo Puntúa este artículo: | | | |

Artículos recientes


Formulario de búsqueda
Buscador avanzado

SeedingUp | Digital Content Marketing


Síguenos en Twitter @leonenredcom





Recomendados




Categorías




General

- Noticias RSS
- Índice de Webs
- Webs por localidad
- Últimas webs
- Tiendas online
- Million dollar leonesa
- Libros
- Cuentas Twitter
- Cuentas Facebook
- Contacto
- Suscribir
- Acerca de
- Mapa Web

Contenidos en RSS de Leónenred.com

¿Qué es RSS?
RSS Noticias
RSS Artículos
RSS Webs
RSS Entrevistas Entrevistas

Acceso QR

Código QR






Inicio · Contacto · Política de Cookies · Mapa Web | 2005 - 2023 León, España | 11 usuario/s online