Artículos



¿CONSENSO O SOMETIMIENTO?


Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Votos: 469 | Puntos: 1236 | Valoración media: 2.64 | Lecturas: 2568


A través de los distintos artículos que me han sido publicados en esta web, más allá de enjuiciar a nadie (ya que no me creo con esa capacidad), he tratado de hacer "denuncia" de situaciones que cuanto menos pueden resultar algo contradictorias o de agresión hacia ciertos colectivos o personas, además recuerden aquello de " ... no juzgues y no serás juzgado ...".

Pues en este artículo partiendo de la misma intención, trataré de analizar el último número de la revista del Consejo General de Graduados Sociales, que se hace eco de las tendencias ideológicas actuales de una manera bochornosa, es decir, olvidando aquello de la pluralidad de la sociedad que consagra la Constitución del '78.

La cuestión que puede causar irritación es la afrontación que se hace sobre la nueva reforma del mercado de trabajo por los expertos oportunos. Nos sirven un aperitivo ya, en el editorial donde supuestamente todos los agentes (sindicatos incluidos evidentemente en ese caso sin contar con los trabajadores) están a favor de incluir o abordar mayor flexibilidad, el abaratamiento del despido, ... y como no de la reducción de la siniestralidad (esto último, debería ser abordado por los empresarios y en su caso por el Estado ya que unos deben cumplir la ley, eso parece, y el otro tiene que ejercer su actividad a través de los mecanismos de control previstos).

Además de este editorial sin firmar, luego tenemos un articulo de José Diez, para deleite del lector. El autor una vez comenta en lo que consiste la reforma, comienza a hablar de la timidez de la misma apoyándose en lo que supuestamente dicen los expertos y en lo que coinciden las organizaciones <<multilaterales>> OCDE y FMI, multilateralidad que se explicará, digo yo, en que los que intervienen a favor de posturas neoliberales vengan de distintos países y no en los intereses que representan.
Estas organizaciones multilaterales han denunciado la excesiva rigidez del mercado laboral español, dice el autor.
Subrayar de que en todo el artículo se nombran sin cesar a autores y expertos de acuerdo en que para que España no se quede atrás económicamente, necesita ganar flexibilidad laboral y competitividad.
No nombra a ningún experto salvo a la OCDE y FMI, organismos que como ya se dijo en el artículo de junio, cuentan con un gran historial en desintegrar la democracia y el bienestar social, en pos de postular como principio rector de todo el mercado, beneficiando curiosamente a grandes multinacionales y grupos elitistas, económicamente hablando, que al fin y al cabo son los que presionan a EE.UU. y otros países occidentales para que la economía del resto de las naciones se ajuste a sus necesidades, que no a las necesidades de la respectivas sociedades, usando esas organizaciones de altavoz. Por ejemplo no se cita nada de lo que dice la OIT, organización de la que presume el Consejo haber visitado, ... y que propugna un equilibrio laboral que de lugar al bienestar social.

Por tanto respetando la libertad de expresión y pensamiento de cada cual, resulta cuanto menos chocante la reducción del pensamiento de los expertos de España y el mundo en el pensamiento neoliberal, lo que deriva en una carencia de <<rigor informativo>> ya que pública datos sobre un tema basándose en un determinado sector o colectivo y haciendo genérica a todos esa postura, sin que deje margen a crítica o discrepancias.

Partiendo desde aquí, analicemos que el autor únicamente se centra como gran problema económico español en la falta de flexibilidad laboral y en los costes del despido y la contratación; e invitando según los <<expertos>> a que incluso se debieran rebajar las cotizaciones a la S.S. para ganar impulso económico, derivado del superávit que tiene.
Al respecto se puede, decir que no sólo esas organizaciones multilaterales piden flexibilidad, sino que en España falta competitividad, es decir, modernización de las infraestructuras de producción.
Nada se cita de ningún supuesto experto que apoye un cambio de modelo productivo, en el cual podría caber una mayor flexibilidad pero sobretodo una ganancia de la productividad a través de la reducción de costes y ampliación de beneficios mediante la mayor eficiencia productiva, como por ejemplo invirtiendo en I+D+i, ...

En cuanto a la reducción de las cotizaciones de la S.S., derivado de que estamos en superávit, me parece cuanto menos gracioso o delirante; resulta que estos expertos neoliberales están quejándose de que la S.S. está arruinada que en 10 años se acabo <<el negocio>> y quieren reducir sus ingresos, con lo que luego habría que reducir las prestaciones y finalmente pasarse al sector privado para que tenga eficiencia (muestra de tal cosa son las mutuas gestionadas por manos privadas, en que se da de alta a los trabajadores enfermos o físicamente mermados o imposibilitados a trabajar porque ya llevan 10 días de baja, y ya ha gastado mucho dinero).

Pensando detenidamente, ¿Por qué ibamos a tener todos derecho, a una cobertura universal en las necesidades básicas, como la sanidad o el desempleo? ¡¡¡¡ya lo solucionara el mercado!!!! (como en 1929).

Delirando, ahora yo, pienso que pueden subyacer a esta propuesta, entre otras, dos posibilidades; una que sería como en el caso del plan económico de Reagan1 que bajó los impuestos para que la gente que actuaba en dinero negro saliera a la luz y tributara con lo cual se incrementarían los ingresos del estado, y lo que pasó es que perdió lo que tributaban los que ya lo hacían (en la proporción rebajada) y la parte de los que actuaban en negro, que no les entro un ataque de patriotismo, con lo que el estado americano acabó en una de sus peores crisis económicas de todos los tiempos. La otra posibilidad ,y partiendo de quién viene parece más lógica, es que el fin perseguido por todos esos <<expertos>> es la privatización de todas la funciones del estado del bienestar, salvo la policía; curiosamente esos expertos suelen ser de bufetes, u organizaciones gestoras / asesoras que trabajan a favor de las grandes empresas que se verían beneficiadas con todo ello.

Lo más lamentable del caso, es que si por un lado se entiende que una organización tan necesitada de apoyos como el Consejo de Graduados Sociales no puede prescindir de los apoyos de ningún colectivo influyente; si resulta evidente la vergüenza de ser graduado social al integrar un foro donde la libertad de expresión se ve sesgada en postergación de la defensa de los intereses de determinados colectivos, todo a cambio de un poco de supervivencia.



1 Presidente de EE.UU. en la década de los 80.

Compartir Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Fresqui Añadir a Delicious Añadir a Digg Añadir a Meneame Añadir a BarraPunto Añadir a Google

Código QR con el enlace al artículo
Código QR con el enlace a ¿CONSENSO O SOMETIMIENTO?

Enviar a un amigo Enviar a un amigo | Tupolew   Agosto 2006
Volver
Votar artículo Puntúa este artículo: | | | |


Formulario de búsqueda
Buscador avanzado

Síguenos en Twitter @leonenredcom



Destacados






Recomendados




Categorías




General

- Noticias RSS
- Índice de Webs
- Webs por localidad
- Últimas webs
- Tiendas online
- Million dollar leonesa
- Libros
- Cuentas Twitter
- Cuentas Facebook
- Contacto
- Suscribir
- Acerca de
- Mapa Web

Contenidos en RSS de Leónenred.com

¿Qué es RSS?
RSS Noticias
RSS Artículos
RSS Webs
RSS Entrevistas Entrevistas

Acceso QR

Código QR






Inicio · Contacto · Política de Cookies · Mapa Web | 2005 - 2019 León, España | 7 usuario/s online